Discapacidad intelectual: Síndrome de Down

El Síndrome de Down o trisomía 21 es el resultado de una anomalía cromosómica y actualmente es una de las causas genéticas más frecuentes de discapacidad intelectual y malformaciones congénitas.

La INCIDENCIA del Síndrome de Down es variable, oscilando entre 1 por cada 660 nacimientos y 1 por cada 1000. La incidencia es similar en diversas etnias, pero aumenta en función de la edad materna.

Rasgos y problemas médicos Síndrome de Down

Del libro “Sindromes y apoyos” de FEAPS

En cuanto a la salud y problemas biomédicos, las personas con síndrome de Down presentan una serie de características:

  • Los recién nacidos tienen un conjunto de rasgos y signos detectables (expuestos en el cuadro anterior)
  • Lentitud y reducción del crecimiento corporal: la talla es más pequeña y suelen presentar microcefalia.
  • Lentitud del desarrollo motor y cognitivo. En este aspecto la variabilidad es enorme, y aunque hay lentitud, si hay progresos.
  • Problemas de inmunidad: se presentan con cierta frecuencia enfermedades recurrentes como otitis, neumonías,… Con menor frecuencia pueden aparece cuadros autoinmunes.
  • Otros trastornos: algunos de los más importantes se han enumerado en el cuadro anterior.

A nivel psicológico se cree que este colectivo tiene unas peculiaridades comunes, pero en realidad existe una gran variabilidad, por lo que no se puede hablar de rasgos del síndrome, sino de elementos que pueden ser más frecuentes, pero siempre teniendo en cuenta que cada persona es diferente:

  • Suelen darse con mayor frecuencia que en el resto de población ciertas peculiaridades: escasa iniciativa, les cuesta inhibirse, necesitando en algunos casos mayor control externo, resistencia a los cambios, baja capacidad de respuesta y reacción al ambiente (apatía, pasividad…). Son constantes, tenazes y puntuales en el trabajo.
  • A nivel motriz los niños suelen presentar hipotonía muscular y laxitud de moviemientos, así como torpeza motora, tanto gruesa como final, lentitud en las realizaciones motrices y mala coordinación en muchos casos.
  • Suelen tener dificultades para centrar la atención durante tiempos prolongados, necesitando en ocasiones de entrenamiento específico para conseguir mejoras.
  • Su afectación cerebral produce lentitud para procesar y codificar la información, así como dificultades apra interpretarla, elaborarla y la toma de decisiones. Pueden tener dificultades para retener información tanto a corto como a largo plazo.
  • El Síndrome de Down siempre se acompaña de deficiencia intelectual, pero el grado es variable.
  • En el lenguaje suelen presentar un retraso significativo. En una entrada anterior tratamos este tema.
Personas con Síndrome de Down

Personas con Síndrome de Down

BUENAS PRÁCTICAS DE INTERVENCIÓN

En el ámbito médico es posible manener una buena salud, para ello es importante seguir programas de salud específivos, como los que se pueden encontrar en este enlace: Programas de salud en Síndrome de Down

A nivel psicopedagógico lo fundamental es promover, fomentar, activar y mejorar las habilidades psicomotoras, cogniticas y conductuales. Existen numerosas terapias, algunas de ellas se han analizado en el siguiente enlace: http://www.down21.org/salud/terapias/mainterapias.htm

Para concluír podemos afirmar que la variabilidad individual es un rasgo distintivo del Síndrome de Down. Además con el paso de los años, debido a la mejora de calidad de vida y a las intervenciones más especializadas están alcanzando mayores cotas de autonomía e independencia.

FUENTE: Libro “Síndromes y Apoyos” editado por FEAPS

Webs sobre el Síndrome de Down

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aviso de cookies